Mercedes Hernandez 

Por Mercedes Hernández, Gerente de Operaciones del Club Excelencia en Gestión

Recientemente conocíamos a través de ABC la noticia de que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), cuya comisión rectora está presidida por el subgobernador del Banco de España, ha contratado a dos consultoras  cazatalentos, especializadas en la valoración del trabajo de directivos para evaluar a los gestores de las cajas de ahorros que pidan ayudas estatales. A partir de ahora, las cajas que acudan a las ayudas del FROB tendrán que pasar por un proceso de evaluación, o auditoría de gestión, a los directivos de dichas entidades que lleven a cabo una restructuración o una fusión y diagnosticará qué perfiles son los más adecuados para cada puesto. Esta herramienta de evaluación, aplicable a todos los sectores empresariales en procesos de fusiones, adquisiciones, restructuraciones, selecciones… se conoce como «Assessment center» y está dirigida a valorar y examinar, a través de un amplio abanico de situaciones y pruebas, el potencial, las experiencias, capacidades y áreas de mejora de un profesional, así como el posible desarrollo de su carrera. Básicamente, un Assessment Center es un proceso estandarizado de evaluación, que asegura la igualdad de oportunidades entre los participantes, con resultados muy fiables, diseñado para minimizar los posibles errores que puedan ocurrir en un proceso de selección o de evaluación genérica.

Un profesional, sea cual sea su cualificación inicial, su puesto en la empresa o su responsabilidad, debe formarse y adaptarse continuamente a situaciones de cambio y/o de mejora, es decir, deber asegurarse ser capaz de mejorar su calidad profesional de forma continua. Al mismo tiempo, una empresa que apuesta por la excelencia, la mejora continua, la innovación y el emprendizaje, debe conocer en detalle la capacidad de desarrollo y competencias de su capital humano para poder aprovechar al máximo posible el potencial de cada uno. Una auditoría de estas características permite la evaluación de varias competencias a través de la realización de diversas técnicas, y detectar necesidades de formación y áreas de mejora, además de evaluar el potencial y planificar su plan de carrera en la empresa.

Los participantes de las evaluaciones como las que se llevarán a cabo para los profesionales de las cajas, se someterán a una serie de ejercicios, test y simulaciones de desarrollo de actividades reales, que valorarán de forma efectiva y práctica si se cuenta con las competencias precisas para desarrollar determinadas responsabilidades en la organización, y  entre varios candidatos quiénes son los más aptos para cada puesto. El resultado de un «assessment» dependerá en gran parte de la calidad de las pruebas y simulaciones diseñadas. Por lo tanto, antes de comenzar ningún ejercicio, la empresa necesita identificar las competencias requeridas para cada evaluación y toma de decisiones que afecten a los profesionales y a los proyectos futuros. El análisis de las competencias necesarias para un puesto determinado parte del estudio de cualificación de la persona evaluada. Después se medirá su capacidad y talento para afrontar ese puesto concreto y sus habilidades. Y en tercer lugar, su voluntad y motivación para hacer lo que de él se requiera.

El resultado global de las pruebas realizadas, permite obtener una fotografía muy aproximada sobre los conocimientos, aptitudes y habilidades de los profesionales evaluados. Los «Assessment center» son procesos que se llevan a cabo con rigor, son objetivos, exhaustivos y completos, lo que garantiza en un porcentaje muy elevado los resultados. La excelencia y la calidad en la gestión no sólo se debe referir a las empresas sino también a sus profesionales. Con herramientas como esta se trata de evaluar la idoneidad de las personas para gestionar determinados proyectos y asumir las áreas que deben mejorar para asegurar una gestión excelente.