¿Sabes qué es la innovación disruptiva? Si no lo tienes claro no te preocupes, es bastante normal ya que es un concepto bastante nuevo. ¡Te lo explicamos!

El término innovación disruptiva fue introducido por el profesor del Harvard Business School, Clayton Christensen en el año 1997, quien lo menciona por primera vez en su libro “The Innovators Dilema” para referirse a un producto o servicio que nace como algo residual y pasa a convertirse en el líder del mercado.

Un ejemplo fácil de innovación disruptiva lo tenemos en la red social Facebook y cómo se ha hecho líder en poco tiempo. Otro ejemplo es Skype, al apostar por el modelo de voz IP, cuando grandes compañías de telecomunicaciones no se ocupaban de dicha tecnología. La música a través de internet frente al modelo tradicional de comercialización o las tablets frente a los ordenadores son otros claros ejemplos.

Innovación disruptiva: Características

Principales características de la innovación disruptiva

Las innovación disruptiva tiene una serie de particularidades propias que la hacen especial dentro del campo de la innovación. Son las siguientes. ¡No te las pierdas!:   

  • Disrupción como proceso: Este concepto se refiere a la evolución del servicio o producto en el tiempo. Hay que tener en cuenta que la innovación no deja de ser una forma de experimentar, pero no tanto con el producto sino con el modelo de negocio que se ofrece con ese producto. Cuando la innovación garantiza el éxito, su inclusión en el mercado comenzará a afectar a empresas que ya están consolidadas dentro del sector.
  • La disrupción mueve a la competencia: La teoría de la innovación disruptiva pone de manifiesto la aparición de un nuevo rival en el mercado. Eso da lugar a que la competencia comience a pensar cómo deben mejorar el producto o servicio, el precio o, incluso, se plantean absorber a la nueva empresa para así contrarrestar su triunfo.
  • Modelo de negocio diferente como consecuencia de la disrupción: Esto significa que por la creación de un nuevo producto se puede crear un cambio en el modelo de negocio. Esto ocurrió con el lanzamiento del iPhone en el año 2007. Este teléfono de Apple fue un producto innovador no sólo porque era superior en cuanto a calidad al resto de los móviles existentes sino porque con él se cambió la forma de navegar por Internet pasando del ordenador al móvil.
  • Las innovaciones disruptivas pueden triunfar o no: Hay que tener en cuenta que no todas las trayectorias disruptivas llevan al éxito ni todas las empresas que triunfan han desarrollado una estrategia en innovación disruptiva. El triunfo de una idea disruptiva tiene mucho que ver con lo que aporta el producto al usuario, la necesidad de ese producto que existe, pero también tiene que ver con el momento en el que aparece y con otros factores fuera de alcance como “la suerte”.
  • La disrupción no es posible en todas las empresas: La mayoría de las empresas no tienen la capacidad de invertir grandes recursos para investigar nuevos modelos. Además, no todos los procesos de investigación culminan en éxito, sino que pueden suscitar grandes pérdidas económicas. Por lo tanto, hay que minimizar el coste dentro del proceso de innovación para que las empresas lo puedan asumir, aunque sea bajo la figura de la subcontratación de empresas.

En conclusión, respecto a la innovación hay que tener en cuenta que las compañías mejor posicionadas en el mercado tienden a innovar a un ritmo superior y evolucionan según las necesidades que plantean los clientes. No obstante, hay que tener en cuenta que en bastantes casos ofrecen productos o servicios que son bastante caros o sofisticados y complejos para los consumidores.


Otras noticias relacionadas:

Etiquetas