Hay una serie de prácticas y herramientas que no son muy conocidas pero que pueden ser muy útiles para las empresas. Un ejemplo es el balanced scorecard, cuya utilidad reside en que permite enlazar estrategias y objetivos clave, proporcionando un sistema útil de medición para las compañías. A continuación, te damos más detalles y te proporcionamos un ejemplo para que entiendas mejor de qué se trata y qué puede aportar a tu empresa.

El concepto del balanced scorecard y los elementos que lo integran

En términos generales, el balanced scorecard (traducido literalmente al castellano como “cuadro de mando integral”) es un concepto ideado a principios de los años 90 que se basa, fundamentalmente, en la concepción de la administración empresarial como la unión de elementos financieros tradicionales con elementos intangibles del mercado y del mundo empresarial.

Balanced Scorecard qué es

De este modo, si la concepción tradicional de la administración empresarial centra sus esfuerzos en los indicadores clásicos (existencias, stock, ingresos, gastos…), el cuadro de mando integral viene a poner valor al conjunto de elementos intangibles de la empresa, entre los que se incluyen, por ejemplo, la relación con los clientes o las habilidades de los empleados, entre otros.

La clave de esta herramienta se encuentra, por tanto, en ampliar la idea que se tiene de lo que tradicionalmente se considera importante para el buen funcionamiento de una empresa, añadiendo conceptos nuevos que algunas personas siguen considerando casi irrelevantes.

Activos intangibles del balanced scorecard

De este modo, si hablamos de los elementos que conforman el cuadro de mando integral tenemos, por un lado, los indicadores financieros tradicionales y, por el otro, los activos intangibles, entre los que destacan los siguientes:

Como puedes comprobar, muchos de estos elementos intangibles están directamente relacionados con aspectos que dependen directamente de los RRHH. De este modo, tu implicación es importante a la hora de aplicar este recurso.

Ejemplo de la relevancia que tiene el balanced scorecard en una empresa

A continuación, y, a modo de ejemplo, mencionamos una serie de acciones que podrás desarrollar en tu empresa si recurres al balanced scorecard:

  • Realizar la formulación de una estrategia empresarial con consistencia y transparencia, ya que tener una visión amplia de los elementos de tu compañía (tanto tangibles como intangibles) permitirá a tu equipo tomar mejores decisiones de futuro.
  • Definir objetivos realistas para aumentar la productividad de tu empresa. Al tener un conocimiento en profundidad, podrás aplicar las medidas más oportunas para estimular y motivar a tus empleados.
  • Establecer un sistema de organización idóneo que permita establecer un equilibrio perfecto entre todos los elementos que integran la empresa. Así, gracias al balanced scorecard podrás recurrir a estrategias como el Modelo Mintzberg o el Hoshin Kanri de una manera más eficiente.

Como has podido ver, el balanced scorecard es un ejemplo perfecto de la integración de nuevos conceptos, ideas y estrategias en la administración empresarial para obtener los mejores resultados posibles. En este sentido, como miembro del departamento de RRHH, tienes la posibilidad de contribuir a que la utilización de esta herramienta sea un éxito rotundo.