des1

El consumo de energía eléctrica en España desde el 1 de enero al pasado 15 de noviembre alcanzó los 218.423 millones de kilovatios por hora, según un reciente informe de la patronal Unesa. Otra cifra que da una pista sobre el volumen de negocio del sector son los 1.200 euros anuales que, por término medio, gasta cada hogar en energía, lo que supone un total de 15.000 millones de euros. Con estos datos sobre la mesa, no es de extrañar que las compañías energéticas, encargadas de dar este servicio universal en el que se apoya cualquier actividad de la vida diaria, se consideren «afortunadas» frente a las que han sido, y están siendo, vapuleadas por la crisis. Sin embargo, estas mismas empresas no niegan que la situación económica les está influyendo —los datos de Unesa demuestran que la demanda se ha contraído un 4,4% con respecto a 2008— y, por eso mismo, están teniendo que tomar cartas en el asunto.

Este planteamiento fue el punto de partida del encuentro que esta semana Infoempleo, en colaboración con Randstad, organizó en su sede de Madrid y en el que participaron los responsables de Recursos Humanos de dos de las empresas más representativas del sector energético, Red Eléctrica de España (REE) y Endesa, con el fin de analizar el panorama que afrontan desde el punto de vista de la gestión de personas. «La crisis nos está afectando, pero no nos está hundiendo. La estabilidad te permite abordar los proceos con serenidad», expuso Agustín López-Boado, director de políticas y ‘reporting’ de Recursos Humanos de Endesa. En esta línea, Ana Abril, jefe de gestión de RR.HH. de Red Eléctrica de España, confesaba que tanto estas dos compañías como sus competidoras más directas «se pueden sentir privilegiadas», algo que refrenda Jorge Carreño, ‘key account manager’ de Randstad: «A excepción de lo relacionado con hidrocarburos, el sector energético está resistiendo. Todos quisiéramos estar en su piel…».

El síntoma más claro de la estabilidad a la que se referían los invitados, que también puede ser considerado como una repercusión directa de la misma, son las previsiones de contratación de cara a 2010. En Red Eléctrica, que actualmente cuenta con más de 1.500 personas, tienen previsto reclutar a 86 trabajadores para las islas (Canarias y Baleares) y otros 30 para la península. Por su parte, Endesa prevé aumentar su equipo —formado por 12.600 profesionales en España y 26.600 en todo el mundo— en 190 empleados. Una buena noticia que, sin embargo, Agustín López-Boado matiza: «Es verdad que seguimos contratando, pero en los últimos tres años, la media de incorporaciones duplicaba a esta previsión». De igual manera ha sucedido en REE; entre 2003, año en que comenzó a comprar activos de otras empresas, y 2008 ha aumentado un 60% su plantilla, una progresión espectacular que se frenará el próximo año.

En cuanto al perfil de los candidatos, en Endesa calculan que «un 25% de la oferta es para ingenieros superiores industriales; otro 25% para ingenieros técnicos de la misma rama; un 40% para profesionales de FP y un 10% se dedica a licenciados en ADE, Derecho, Económicas…». Por puestos, se limitan a cubrir vacantes en áreas estratégicas de negocio.

La juventud del sector, que hasta 1997 no se liberalizó, también ha determinado las líneas del departamento. «En estos 12 años —comentó López-Boado—, hemos trabajado sin prisa pero sin pausa, sobre todo en Recursos Humanos, donde nos hemos encargado de optimizar las plantillas, externalizar algunos servicios, motivar a nuestros empleados… «.

Esta política también ha dado un vuelco en Red Eléctrica: «En 2006 comenzamos a potenciar nuestra marca de empleador porque no nos conocía mucha gente. Activamos la ‘web’ externa; acudimos a los foros de empleo de ICAI, UPM, Formación Profesional; estamos involucrados con becas Erasmus…», explicó su jefe de gestión de RR.HH., quien recordó que, con anterioridad, en el año 2000 y en 2005, tuvieron que realizar dos expedientes de regulación de empleo por el cierre de plantas de control y para favorecer el relevo generacional.

Abril también subrayó que esta evolución se deja notar en otros programas concretos como el de promoción interna —»el 90% de las sillas de directores está ocupada por alguien de la casa»—, otro de integración… «Se trata de reinventar continuamente», apuntó, ya que, como señaló su compañero de mesa: «Las herramientas que usamos todos son ya conocidas, los ingredientes son los mismos y, siguiendo con el símil, las diferencias se establecen en cómo se mezclan y en el punto de cocción».

Pese a las continuas iniciativas, tanto López-Boado como Abril reconocieron que se han tomado medidas coyunturales, como los límites en contratación o la congelación salarial de la alta dirección. «Los dos únicos aspectos de Recursos Humanos que no se han tocado ni se van a tocar, y en todo caso se reforzarán —afirmó el director de políticas y ‘reporting’ de Endesa—, son la prevención de riesgos laborales y la formación».

Y también dijeron…