El reverse mentoring es un término estadounidense que se empezó a utilizar en el año 1999 cuando en la empresa General Electric propuso a los altos directivos que buscaran un perfil junior que les pudiera ayudar a conocer cómo funcionaba Internet. Los directivos que trabajan en estas empresas pertenecían a una generación en la que no habían tenido la posibilidad de formarse desde un inicio con recursos informáticos dirigidos al aprendizaje del uso de Internet.

¿Qué ventajas aporta el reverse mentoring en una empresa?

  • Las personas más jóvenes han crecido y se han formado con Internet y el uso de los ordenadores portátiles con herramientas y aplicaciones tecnológicas desde un inicio.
  • Las personas veteranas de las empresas pueden aprender muchos conceptos gracias a la ayuda de los perfiles juniors que trabajan con ellos.
  • Un persona junior que ofrezca formación específica a un senior sobre internet o herramientas digitales, podrá permitir que los veteranos tengan aptitudes nuevas y sumen a su empeño profesional.
  • Nice to have: conocimiento compartido por parte de ambas personas ya que se van a cruzar informaciones conjuntas.

¿Qué aporta el reverse mentoring?

Lo que se intenta inculcar en las empresas es que los seniors tienen mucho que aprender a la vez que mucho que enseñar, lo mismo que pasa con las personas juniors pero a la inversa. Es un cambio de mentalidad que se está intentando hacer poco a poco en todas las empresas.

En España este sistema ha tardado bastantes años en implementarse, puesto que la cultura profesional no consideraba la incorporación de un perfil junior para enseñar a otro profesional en aspectos de internet y la cultura digital. Poco a poco las empresas van instaurando esta tendencia y se crean programas para ayudar a promover estas prácticas donde ambas partes siempre ganan.

¿Qué se pretende hacer con el reverse mentoring?

Esta práctica también ayuda a las empresas a estar más atentas a las tendencias que el mercado va adquiriendo y que las nuevas generaciones esperan encontrarse en las empresas a la hora de trabajar. Para una persona joven esta situación les comporta desarrollar la responsabilidad, la empatía y la confianza con la empresa donde trabajan, provocando así la mejora del aprendizaje, la madurez profesional y personal.

Siempre que se utilice el reverse mentoring como una acción para el aprendizaje de todas las personas que colaboran en este plan, la tendencia será positiva y se concluirá el programa como un éxito implantado en la empresa donde todos los participantes ganarán.