El Test Cleaver es una prueba que pretende determinar ciertos rasgos de personalidad de los aspirantes. Forma parte de las evaluaciones DISC, Dominancia, Influencia, Estabilidad y Cumplimiento, con sus siglas en inglés. Los resultados ofrecen datos relevantes tanto para el reclutamiento como para la organización y aprovechamiento de los recursos humanos. Sabrás las competencias y habilidades que poseen los perfiles, así como sus oportunidades de mejora.

En qué consiste el Test Cleaver

El objetivo de herramientas de evaluación como el Test Cleaver es profundizar en el análisis de la candidatura para optimizar el proceso de selección. Esta metodología está amparada bajo la teoría DISC, desarrollada por el doctor Marston en Harvard. Según esta, se pueden identificar las acciones individuales predecibles, y los rasgos de personalidad dentro de la conducta. DISC es un acrónimo que recoge estos cuatro rasgos de personalidad básicos:

  • Factor D: Dominación. Empuje para alcanzar logros en situaciones de oposición.
  • Factor I: Influencia. Capacidad de persuasión para promover la actuación positiva y favorable.
  • Factor S: Estabilidad (Steadiness). Constancia para desarrollar trabajos con consistencia en forma predecible.
  • Factor C: Cumplimiento. Obediencia o apego a estándares estrictos, tratando de evitar riesgos.

El test consiste en una encuesta con una serie de adjetivos agrupados en paquetes de cuatro. El trabajador tendrá que elegir aquel paquete con el que más se identifique y el paquete que menos cosas tenga en común. De esta manera, el resultado pronostica la forma en la que ese individuo reacciona ante determinadas circunstancias. La intersección entre los resultados y las expectativas laborales te dan información clave. Esta información te permitirá ubicar el factor humano en la compañía, en el lugar donde va a mejorar tanto su rendimiento particular como la productividad general.

Rellenando parte de un Test Cleaver

Áreas de aplicación de este tipo de test

Cuando trabajas con personas, sabes que toda la información es poca para coordinar y mejorar los procesos. El Test Cleaver, además de ayudarte en la selección de la plantilla, tiene otras aplicaciones dentro de la empresa:

  • Promociones: con los resultados de la prueba obtienes datos objetivos que sirven para validar y justificar un ascenso o un cambio de puesto o de departamento.
  • Motivación: este programa también se utiliza para fundamentar el uso de incentivos o de fortalecimiento del compromiso laboral, según los distintos tipos de perfiles.
  • Fortalezas y debilidades: de cara a la planificación del capital humano a medio o largo plazo, esta metodología no solo señala el talento cualificado, sino que detecta las oportunidades de mejora de algunos trabajadores.

Lo más interesante del Test Cleaver es que están definidos con detalle los distintos perfiles psicológicos asociados, a su vez, con las expectativas laborales. Al entender las limitaciones de cada persona, puedes motivarlas, conocer su comportamiento y sus deseos o qué necesitan para alcanzar el éxito.

Veámoslo con un ejemplo: una persona trabajadora cuya gráfica se sitúe entre la dominación y la estabilidad desea obtener un status en la compañía, conseguir reconocimiento, emplea procedimientos usuales y requiere una fuerza de liderazgo a la que seguir. Este tipo de empleado necesitará recompensas, tareas claras, métodos y procedimientos optimizados, y herramientas para manejar el conflicto.