Se puede medir el estrés laboral de grupo para afrontarlo, pero hay que elegir una metodología adecuada. Desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconociera la importancia de la salud mental en los planes de riesgos laborales, las empresas han desarrollado planes para medir el estrés laboral e implementar planes de actuación. Las encuestas generales y anónimas recogen datos fiables y válidos. La analítica por dimensiones agiliza un diagnóstico eficaz.

Medir el estrés laboral empieza por revisar el entorno

Para empezar, cambia de óptica y no busques individuos estresados sino agentes o factores estresantes. Habitualmente el estrés es consecuencia de una combinación de las condiciones laborales objetivas junto con la interpretación que de ese contexto saque la persona trabajadora. La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera el síndrome del burn-out como uno de los riesgos laborales con mayor crecimiento especialmente desde la pandemia.

Desde el departamento de Recursos Humanos, ya conoces la creciente implicación de las compañías por desarrollar empresas saludables. La carga laboral es el elemento que tiene una mayor influencia en los niveles de estrés de los trabajadores. En contraposición, contar con apoyo social y un equipo fortalecido, minimiza los niveles de estrés.

Empresa que se preocupa por medir el estrés laboral de la plantilla

Herramientas para registrar su impacto

Según el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo, se debe evaluar el impacto del estrés en la salud de los trabajadores. Para este tipo de análisis se puede emplear el Cuestionario de Salud General (General Health Questionnaire, GHQ). Esta encuesta o similares que midan el nivel de estrés te van a permitir diseñar las estrategias de bienestar para fortalecer la productividad y la salud mental de la plantilla.

Para facilitar la participación procura que las respuestas sean anónimas. Te interesa medir ambos aspectos, el individual y el grupal. Despejando la incógnita de los nombres de la ecuación los resultados aportarán información interesante en ambos aspectos. Existen tres preguntas claves que una encuesta para medir el estrés laboral debe ayudarte a responder:

  • ¿Existe algún factor dentro de la empresa que cause estrés en el equipo?
  • ¿El estrés laboral está afectando la salud mental o emocional del equipo?
  • ¿Qué podemos hacer para resolver las causantes del estrés en mi empresa?

Analizar los niveles de estrés

Para acertar en el diagnóstico es importante que analices los niveles de estrés en distintos ámbitos:

  • Carga laboral: el desequilibrio entre las demandas, ya sea de los responsables, de los subordinados o de los clientes, y la capacidad o incluso el tiempo real para responder, genera altos niveles de estrés.
  • Esfuerzo/recompensa: este índice mide la valoración que la persona trabajadora hace sobre su desempeño, su propósito o su significado. Aquí la flexibilidad de la empresa juega un papel clave.
  • Agencia: con este indicador evalúas el control que opera en las decisiones de la compañía, a nivel estructural y a nivel individual concreto en cada persona.
  • Cambio organizacional: impacta negativamente sobre la tranquilidad y el bienestar de la plantilla los giros bruscos de dirección o los índices altos de rotación.
  • Liderazgo: el papel responsable de estos cargos lo es también en este sentido pues el trato diario, el acoso, el reparto desequilibrado de tareas o errores similares puede desestabilizar al personal.