Analizamos la necesidad de contar con un Employer Branding Specialist en tu organización, claves para identificar al mejor candidato y qué perfil debes buscar.

Objetivo final: atraer talento

El mercado es cada vez más complejo y competitivo, y resulta evidente que las empresas necesitan contar con el mejor talento para mantenerse en primera línea. Hasta el punto que resulta ya casi un lugar común hablar de la captación y retención del talento por parte de las organizaciones. Pero lo cierto es que mantener la productividad y frenar la rotación de personal pasan necesariamente por atraer y mantener a las personas más capacitadas.

De aquí surge la necesidad del employer branding o marca del empleador. Se trata de una estrategia de gestión de las organizaciones para mostrarse como buenos empleadores. Su objetivo es ofrecer una imagen atractiva de la empresa, de su cultura organizacional, las condiciones de trabajo y el ambiente, tanto hacia sus empleados como hacia los stakeholders y los empleados futuros.

La capital importancia de esta estrategia requiere que sea diseñada y desarrollada por una persona especialista. Y aquí es donde entra la figura del Employer Branding Specialist.

Employer Branding Specialist repasando las tácticas de actuación con su equipo

Características y funciones de un Employer Branding Specialist

El especialista en Employer Branding es por tanto el profesional que se encargará de implementar la marca empleadora de la corporación para la que trabaja. Sus principales competencias serán:

  • Amplios conocimientos sobre el marketing y la comunicación. La creación de diverso contenido, tanto offline como orientado a plataformas digitales, poniendo en valor la marca empleadora, será una de sus principales funciones.
  • Conocimiento y experiencia sobre Recursos Humanos. El Employer Branding Specialist trabaja estrechamente junto con el departamento de RRHH, y debe tener una visión amplia de los procesos de selección y reclutamiento. Por su puesto, también debe conocer las mejores estrategias para retener el talento en el seno de la organización.
  • Comunicación interpersonal, muy necesaria para la colaboración interna con los diferentes departamentos de la empresa, y también con los stakeholders.
  • Familiaridad con las herramientas digitales, tanto de las plataformas de gestión de redes sociales como el software de diseño gráfico y edición de vídeo.
  • Comprensión total de la cultura organizacional.

Cómo reclutar a estos profesionales

Vista la importancia absoluta del Employer Branding Specialist, el departamento de RRHH tiene una gran responsabilidad a la hora de encontrar al mejor candidato.

En cuanto a su formación, es necesario que posea titulación universitaria en Marketing, Comunicación, Recursos Humanos, Psicología Organizacional, Relaciones Públicas, o Administración de Empresas. También es importante que haya estado comprometido en una formación continuada en su campo, realizando diversos cursos o certificaciones adicionales.

Las habilidades y competencias con las que debe contar abarcan varios aspectos. Debe poder demostrar experiencia en Marketing y Comunicación, y en la redacción de textos de gran impacto. También será necesario que tenga un conocimiento detallado de la legislación laboral y las políticas de diversidad e inclusión, así como conocimientos sobre RRHH.

Para poder demostrar su experiencia en la gestión del Employer Branding, debe contar con un portfolio de trabajo donde muestre las campañas que llevó a cabo con éxito.

Las soft skills que debe buscar el departamento en los candidatos son:

  • Orientación a resultados.
  • Escucha activa y comunicación efectiva.
  • Proactividad y autonomía.
  • Facilidad para adaptarse al cambio.