La Princesa de Asturias, con algunas participantes del 'Programa LiderA' / Irene Medina

La Princesa de Asturias, con algunas participantes del ‘Programa LiderA’ / Irene Medina

Eran todas las que estaban pero no estaban todas las que son. La Sala Roja de los Teatros del Canal se quedó pequeña para albergar a las cerca de tres mil mujeres que forman parte del ‘Programa LiderA’ de la Comunidad de Madrid. «Una iniciativa pionera en el mundo», como señaló su presidenta, Esperanza Aguirre, que lleva más de tres años impulsando la carrera profesional de las mujeres de la región a través de diferentes becas, talleres y encuentros, como el que reunió, el pasado 9 de marzo, a casi mil personas, entre ellas, a importantes representantes de la esfera política y empresarial española, y una invitada de honor, la Princesa de Asturias.

«LiderA invita a pararse un momento y pensar en asumir la responsabilidad de una trayectoria profesional propia —comenzaba en su discurso—. Porque el primer paso que propone es confiar en una misma y afrontar el reto de formarse y crecer profesionalmente con la adquisición de nuevas habilidades». Competencias como la comunicación, el trabajo en equipo, el liderazgo…  que en esta tercera edición del programa las participantes podrán adquirir a través de 120 becas para el curso de un máster en IE, IESE o ESADE (que se suman a las 338 ya concedidas) y del asesoramiento previsto para otras 650 mujeres (en total 2.550).

Y ésta es sólo una pequeña muestra de las múltiples líneas de actuación —bolsa de empleo, red de profesionales…— que este proyecto desarrolla y que en 2010 estrena un apartado específico para el trabajo por cuenta propia: ‘LiderA Emprende’. En este sentido, la Princesa de Asturias destacó el esfuerzo de las madrileñas en la toma de determinadas decisiones —»de emprender, de incorporarse al mercado laboral, de progresar en la carrera profesional…»— mientras reconocía el empeño de muchas mujeres en compaginar familia y trabajo: «Todas las que estáis aquí lo sabéis; en algún momento os habéis planteado el cómo ofrecer lo mejor de cada uno en todos los ámbitos de vuestra vida, algo que al final os ha terminado quitando tiempo para vosotras mismas».

Pero si hay algo en lo que coinciden lasmujeres LiderA’ es en que querer es poder, y lo pueden demostrar. El 95% de ellas, estudiantes universitarias y de FP, profesionales en activo o desocupadas, afirman que su paso por este programa, que ha merecido el elogio e interés de la Unión Europea, ha sido un hito en su carrera y ha producido en ellas un cambio de mentalidad o actitud. No en vano a través de él han podido entrar en contacto con grandes formadores como, entre otros, los expertos en personas Santiago Álvarez de Mon, Mario Alonso Puig, José BallesterosOvidio Peñalver, o mujeres referentes en el mundo empresarial de la talla de Amparo Moraleda, Laura González Molero y María Eugenia Girón. Todos ellos han contribuido y contribuyen a la que es la principal herramienta para el éxito de estas profesionales: la motivación. «Apoyar a las personas, en este caso mujeres, que quieren mejorar es siempre una garantía de éxito para una misma, para su familia, para la sociedad y también para nuestro país», concluía la Princesa.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, hizo hincapié en este último punto, sobre todo «en situaciones como la actual, en la que es más necesario crear empleo y riqueza», y ensalzó el potencial de ‘LiderA’ para «convencer a las mujeres y hombres de que lo que verdaderamente cuenta es el talento, la formación y el esfuerzo».

Tres claves que han conseguido que la mujer diera un paso de gigante en su presencia en el mercado laboral durante los últimos diez años, en los que ha pasado de una ocupación del 36% al 46,1%, pero que  no son suficientes. «Si hablamos de puestos de dirección, no hemos llegado tan lejos —comentaba Aguirre durante este mismo encuentro—. En las empresas del IBEX 35, las mujeres suponen un 41% de la plantilla, pero sólo ocupan un 8% de los puestos de los consejos de dirección y, en la universidad, aunque conforman el 60% del alumnado, apenas un 14% son catedráticas y sólo 10 ocupan la silla del rector».

«Pese a su valía, todavía hay obstáculos que impiden su progresión», explicaba la presidenta de la Comunidad de Madrid, quien volvía a ‘LiderA’ como una de las mejores herramientas para pasar de la igualdad legal a la real «ayudando a conocernos a nosotras mismas y dando a conocer a los demás que sabemos lo que queremos y podemos hacer lo que nos planteamos». «El espíritu empresarial es la fuente de la innovación, la competitividad y el progreso», concluía Esperanza Aguirre.