Los diferentes procesos que complementan las entrevistas personales cumplen con un objetivo muy concreto: conocer más profundamente al candidato. Una de las metodologías más útiles para llevar a cabo este procedimiento de psicología laboral son las pruebas psicométricas. Para poder elegir la más adecuada según las necesidades que observes desde recursos humanos es necesario conocer los tipos de técnicas proyectivas que existen. De esta manera, podrás elegir la que más se ajuste al proceso y a los requerimientos de la empresa. ¿Quieres conocer cómo se categorizan? Te las explicamos en el artículo de hoy.

¿Cuántos tipos de técnicas proyectivas existen?

Aunque la fase de entrevista es un paso imprescindible para poder valorar la selección de un candidato, en ocasiones, resulta insuficiente para poder ser conscientes de otros rasgos importantes. En las metodologías de selección por valores, por ejemplo, se requiere de un conocimiento más profundo de los entrevistados para poder comprobar si existe una buena combinación entre la cultura organizacional de la empresa y sus valores.

En este tipo de situaciones, las técnicas proyectivas pueden resultar de mucha utilidad. Además, ofrecen muchas otras ventajas, como el ahorro de costes y la mejora de la productividad.

Con el objetivo de realizar un análisis de la personalidad adecuado, este tipo de test se basan en los impulsos inconscientes que desvelan los candidatos en sus respuestas. Pudiendo evaluar aspectos afectivos, intelectuales y percepciones de la persona, se consigue poder valorar su candidatura desde una perspectiva mucho más completa.

Técnicas proyectivas gráficas

Este tipo de técnicas se basan en la reproducción gráfica de distintos elementos. Ya sea siguiendo instrucciones paso a paso o con una premisa clara, como ocurre en el conocido test del árbol o el test persona bajo la lluvia.

Mediante un análisis adecuado del resultado final, se podrán valorar aspectos relacionados con las percepciones propias y externas, así como los estados emocionales y los conflictos internos a los que se enfrenta la persona.

Técnicas proyectivas temáticas

Al contrario de las técnicas proyectivas gráficas, las temáticas se basan en interpretar verbalmente las sensaciones que le produce visualizar una imagen concreta. En este tipo de pruebas también se pide que la persona que la realiza cuente una historia acerca de la imagen y lo que esta le evoca.

En este tipo de técnicas destaca el test de apercepción temática (TAT), en el que, a través de una serie de láminas con imágenes, se debe construir una narración.

Equipo de recursos humanos examinando los tipos de técnicas proyectivas

Técnicas proyectivas asociativas

Las asociativas se basan en la unión de diferentes conceptos o en la formulación de la parte final de frases concretas. Lo más común es que se diga una palabra y que la persona evaluada conteste de forma espontánea con la primera que se le venga a la cabeza.

Con este tipo de técnicas se pueden medir las asociaciones inconscientes del candidato, así como las percepciones enfocadas en los estereotipos.

Técnicas proyectivas constructivas

Tal y como su nombre indica, lo que persiguen este tipo de tests es que la persona evaluada “construya” un espacio determinado haciendo uso de una serie de elementos ofrecidos. El conocido como el test del pueblo, por ejemplo, sirve para analizar aspectos muy profundos de la personalidad, como aquellos ligados a la percepción de la sociedad y el lugar que ocupa dentro de ella.

Este tipo de Test suelen ser los más difíciles de interpretar, por lo que su uso concreto no está demasiado extendido.