En ocasiones, la velocidad que exigen las redes sociales puede hacer que te olvides de la vulnerabilidad a la que está expuesta tu empresa al usarlas. ¿Desde qué dispositivo publicas? ¿Quién tiene contraseñas para hacerlo? ¿Qué tipo de contenido se comparte? Las brechas de seguridad son oportunidades para ladrones de datos y usos malintencionados de estos. En España, el Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe) ofrece herramientas para prevenir esos riesgos.

Brechas de seguridad en las redes sociales

Las redes sociales están presentes en la rutina empresarial y personal. En ocasiones, la actividad propia de los empleados puede impactar tanto en la imagen corporativa como afectar a su privacidad. Con frecuencia, además, los fallos en la seguridad de una organización empiezan por un descuido de una persona. La ingeniería social en el ámbito empresarial tiene como objetivo principal hackear los sistemas de información, es decir, acceder de forma clandestina mediante la manipulación psicológica de los usuarios.

La fuga de información no es el único riesgo al que está expuesta la compañía. Lo primero que debes desarrollar es una política interna del uso de redes sociales. Al fin y al cabo, se trata de vigilar el uso profesional de las redes de manera atenta, pero como controlas las particulares. Para ello, cierra sesión cuando abandones el dispositivo, no pinches en enlaces desconocidos, no abras adjuntos y mucho cuidado con las falsas promesas de un Facebook fraudulento que promete lo que no puede cumplir, ni tecnológicamente ni legalmente.

Además de observar los posibles impactos negativos en la seguridad, entre las recomendaciones para evitarlos sobresale esta: reflexiona sobre tu huella digital. No es solo una cuestión de protección de datos. Se trata de la vulnerabilidad y la exposición. Si te vistes cuando hace frío y no caminas solo de noche por determinadas calles, protégete también al usar las redes sociales. Un ejemplo es la famosa pregunta de los bancos: “Nombre de tu mascota”. ¿Lo has publicado en Instagram o en Facebook? Think before you post!

Brechas de seguridad en las redes sociales

Buenas prácticas de community manager

Las claves para protegerse en redes sociales son una extensión de las medidas de seguridad en Internet. En el marketing digital es fundamental que la empresa disponga de una guía de buenas prácticas para formar a sus empleados —objetivos de la ingeniería social— que incluya básicos como:

  • Configurar la privacidad y cambiar con frecuencia de contraseña.
  • Especial cuidado con el uso de logos y nombres de la empresa.
  • A no ser que se cuente con autorización empresa, no dar a entender en las publicaciones que se habla como portavoz de la posición oficial de la compañía.
  • Evitar entrar en debates y discusiones con clientes o potenciales clientes.
  • Evitar criticar de manera irresponsable productos de la competencia.
  • No utilizar cuentas de correo corporativas para darse de alta en redes sociales.

Externalizar el servicio contratando a un community manager puede proporcionar conocimiento y profesionalidad. Sin embargo, no pierdas de vista que le das acceso a las publicaciones. En este sentido, evita que sea el administrador y usa apps como TweetDeck para que gestione sin poder alterar la configuración de la cuenta.