Además de con el roscón y con el chocolate, el pasado martes 5 de enero España merendó con una sorpresa que no por previsible nos dejó de amargar el dulce de las postrimerías de la Navidad; los nuevos datos del paro. El año de la crisis había acabado con 3.923.603 desempleados, un récord histórico que, a la espera del desarrollo de la Ley de Economía Sotenible, no saboreará importantes variaciones durante los próximos meses.

Al menos esa es la previsión que podemos hacer conforme a los resultados del último Termómetro Laboral que Infoempleo elabora mensualmente a partir de las ofertas registradas en medios impresos y digitales españoles. Según el estudio, ni la Navidad evitó un nuevo descenso en la oferta de empleo cualificado, un 2,04%, que no sería tan mala proporción de no ser porque en noviembre la búsqueda de profesionales se había recuperado en nada más y nada menos que un 14,5%. Con todo, y a la luz de los análisis realizados por este portal de empleo con anterioridad, podemos decir con bastante precaución que la caída general se ha moderado con respecto a diciembre de 2008 y que el descenso interanual, que sigue siendo importante, se mantiene sin grandes altibajos.

Así las cosas no es de extrañar que los aspectos más destacados de esta radiografía de la oferta de empleo cualificado en España no hayan variado desde hace meses. Cataluña, Madrid y País Vasco siguen siendo las comunidades autónomas que más se lanzan a la caza y captura del candidato. Nada que ver con años anteriores, cuando la terna estaba liderada por la capital —sin ir más lejos, en diciembre de 2009, con más de una quinta parte de la oferta de empleo— y cuando las diferencias entre unas y otras regiones eran algo más que significativas. Ahora se reparten el escaso pastel restante Andalucía, Castilla y León, Valencia y una Galicia que empieza a peregrinar hacia los puestos medios de la tabla, algo paradójico si tenemos en cuenta el extra que va a suponer durante los próximos meses la celebración del Año Jacobeo.

Castilla-La Mancha, Islas Canarias, La Rioja, Islas Baleares y Extremadura pueden ver el lado de la botella como prefieran pero, al menos, han aumentado su peso relativo en la oferta con incrementos de hasta dos décimas porcentuales. La búsqueda de allende nuestras fronteras, sin embargo, vuelve a bajar y se queda en un 1,5%.

 

Comunidades

 

Industrial y producción

El cambio más significativo en el pulso del mercado laboral español que hace Infoempleo ha sido el correspondiente a sectores. El movimiento navideño no se ha dejado notar en la hostelería o los servicios, que desaparecieron del ‘ranking’ de los empleadores hace ya tiempo —y que aún en diciembre del año pasado daban algo de guerra—, sino en consultoría, que recupera el liderazgo perdido desde hace muchos meses y que, en noviembre, llegó a alcanzar el sexto puesto.

Alimentación, bebidas y tabaco ha sido el sector más perjudicado por el ascenso anterior en la oferta de empleo, aunque en términos relativos no ha perdido apenas fuerza, ya que sus directivos han buscado más profesionales que en octubre —repitiendo el caso de Industria que, manteniéndose en el segundo lugar, también ha aumentado su influencia en la oferta—. Los demás ámbitos se mantienen en las búsquedas de profesionales a excepción del de la informática, que desciende en cerca de cinco puestos, y de recursos energéticos, que recorta siete posiciones. Éste último nicho es una prueba más de que, más tarde o más temprano, algunas previsiones optimistas sí que se cumplen y que el de la energía puede llegar a ser el mirlo blanco de la sostenibilidad que nos viene.

Por otro lado, en el aspecto donde no hay que hacer excesivo esfuerzo para adivinar tendencias es en el funcional. La de comercial repite por enésima vez como la más demandada en la oferta de empleo cualificada, si bien empieza a ceder algo de terreno a la de producción, que comienza a recuperarse junto con las áreas de servicios generales e informática.

¿Diferencias con años anteriores? Los especialistas en gestionar a éstos y al resto de sus compañeros ya no son noticia y, aunque las políticas de gestión de personas empiecen a recuperar su fuerza, el mercado ya no busca a sus expertos, no al menos para cubrir las vacantes al efecto. Ahora, sólo 2 de cada 10 piden especialistas en este ámbito, poco más que los curtidos en márketing —función que vuelve a descender— o en auditoría —que se queda en un residual 0,25%—.Eso sí, el volumen de ofertas que no especifican la función que realizaría el candidato de ser admitido en el empleo, sigue incrementándose, tanto o más que, por otro lado, lo hace la categoría de exportación, una de las áreas a las que los expertos también apuntan hoy como las de mayor futuro en tiempos de crisis.

 Funciones

 

¿Resurge el ‘back office’?

Si al aumento en la búsqueda de profesionales cualificados para cubrir puestos de producción le unimos la otra gran novedad del Termómetro Laboral de diciembre, la del aumento del 32,84% al 36,54% en la oferta para perfiles técnicos, no hay otra que pensar que algo puede empezar a estar cambiando en el mercado laboral. También con menos demanda de empleados —de 40,07% a 36,47%— estos datos podrían ser un indicio de que la maquinaria empieza a moverse o, por lo pronto, se libera de la parálisis que había sumido a las empresas, centradas en vender, y que había llevado a la calle a mucho personal de ‘back office’ [producción y soporte].

Pero esta tendencia es sólo buen propósito que se puede cumplir o no en los próximos doce meses. De momento, lo que sí es real es otro incremento (un 1,4%) del paro con respecto a noviembre, o lo que es lo mismo pero suena peor: un 25% más de desempleados que hace un año. Proporción que a más de uno se le ha atragantado en el inicio de la peor cuesta de enero del siglo.