Emprendedores

El índice de actividad emprendedora total cayó un 27,1% en España entre julio de 2008 y julio de 2009, según constata el Informe GEM 2009 que elabora el IE Business School. Este estudio, que retrata cada año la situación de los empresarios en España y en más de 50 países, achaca a la crisis económica la caída en la participación de mujeres en proyectos empresariales, el retroceso del número de empresas que crean o diversifican desde la matriz, el menor número de compañías innovadoras y la caída de la exportación.

Entre las conclusiones del informe cabe destacar los siguientes puntos:

Cierre de empresas: El Informe GEM 2009 cifra en 1,5 millones las empresas españolas que se encuentran en fase de consolidación, un dato que ha caído el 29,7% respecto al registrado en el año anterior. El abandono de negocios y empresas ha aumentado un 53,8% respecto a 2008, lo que se traduce en el cierre de más de 400.000 iniciativas empresariales. El 56% de los empresarios que cesaron su actividad atribuyen su decisión a la crisis económica.

Más jóvenes y menos mujeres: El perfil del emprendedor ha rejuvenecido en 2009, y su edad media se sitúa en 36 años. La participación femenina se ha visto significativamente perjudicada por la crisis y la diferencia entre el índice de actividad emprendedora masculino y el femenino se ha ampliado. La crisis ha afectado a ambos colectivos y mientras los emprendedores han retrocedido un 22,1%, la participación de las emprendedoras ha disminuido un 35%.

Cae la innovación y la exportación: La crisis económica, según los autores del GEM, justifica la drástica disminución de empresas que crean o diversifican desde la empresa matriz, la disminución del porcentaje de empresas completamente innovadoras y la caída de la exportación. En la parte positiva, destaca la mejora de la competitividad, pues disminuye el porcentaje de empresas que se enfrentan a mucha competencia y el mayor número de empresas que utilizan tecnología de última generación, con menos de un año en el mercado.

● Menos capital y más inversores informales: En el terreno financiero, el capital medio necesario para poner en marcha una empresa en 2009 ha sido de 30.000€, cantidad sustancialmente inferior a los 50.000€ registrados en 2008.

● Hay buenas oportunidades: En cuanto a la actitud de la población hacia el emprendimiento, los expertos se muestran optimistas y consideran que las buenas oportunidades para emprender se han incrementado en España en los últimos 5 años. Respecto a los principales obstáculos para emprender en España, los expertos GEM lamentan la escasa formación emprendedora en la etapa escolar y las dificultades de acceso a la financiación de la actividad emprendedora. En el lado positivo, subrayan el acceso a infraestructura física y servicios, y el apoyo a la mujer emprendedora.

● Modelo familiar: El 21,5% de la actividad emprendedora responde a un modelo familiar. En España es frecuente que surjan iniciativas impulsadas por varios miembros de una familia, o que en las empresas se cuente con la participación de familiares como socios o directivos.

● I+D y proyectos sociales: El aprovechamiento de resultados obtenidos en proyectos de I+D como idea de negocio avanza y se sitúa en un 10% entre las iniciativas nuevas y consolidadas. En cuanto al emprendimiento social, España presenta una de las tasas más reducidas del entorno GEM a nivel internacional, con tan sólo el 0,53% de la población adulta involucrada en alguna iniciativa de este tipo.

● Por CC.AA.: El impacto de la crisis se ha dejado notar con fuerte intensidad en la mayoría de las regiones españolas. Han resistido mejor el embate Baleares y Melilla que han mantenido e incluso aumentado ligeramente sus tasas de actividad emprendedora. Cataluña se pone a la cabeza de la clasificación con una población de cultura tradicionalmente empresarial y Andalucía la secunda con un emprendimiento emergente y el mayor número de empresas consolidadas de España.

● Menos extranjeros: La tasa de iniciativas emprendedoras puestas en marcha por extranjeros ha caído un 4,76% en 2009, consolidando la tendencia que comenzó en 2008. Argentina sigue a la cabeza de los países que proporcionan emprendedores foráneos a España.