“El gran reto es ser capaces de pasar de su integración a su inclusión en un entorno normalizado”. Esta es la premisa fundamental que tiene Repsol, y más concretamente Salvador Lorenzo Martínez, su gerente de Integración Profesional, con el que hablamos para conocer más acerca de la políticas que llevan a cabo y cómo gestionan la diversidad en una plantilla en la que el 2,7% del equipo tiene alguna discapacidad.

 ¿Cómo se gestiona la diversidad?

Repsol cuenta con un Plan de integración de personas con capacidades diferentes. Algo que es mucho más que una serie de actuaciones coordinadas, es parte de su propia cultura y que se encuentra plenamente integrado en su estrategia. Se apuesta por una política de diversidad e igualdad de oportunidades como una importante ventaja competitiva.

¿Qué aporta este plan de integración?

Sobre todo han sido dos las premisas básicas: reinventar y redefinir sistemas y procesos en la gestión de personas. El Área de Personas y Organización coordina la puesta en marcha de los protocolos correspondientes para garantizar que la incorporación se produce con normalidad, aunque su gestión está ya plenamente integrada en el proceder de los distintos departamentos implicados: Selección, Formación, Servicios Médicos, Servicios de Prevención y Relaciones Laborales. Desde los inicios del Programa de capacidades diferentes hace algo más de 10 años, Repsol cuenta con la colaboración de organismos expertos en identificar y reclutar perfiles de personas con capacidades diferentes que puedan incorporarse a la compañía.

“La diversidad aporta valor y contribuye a ofrecer perspectivas distintas e innovadoras”

¿En qué se concreta?

En la integración efectiva de trabajadores con capacidades diferentes en la plantilla y garantiza una accesibilidad universal. Dos aspectos son clave en este sentido:

  • El análisis de puestos de trabajo
  • Las acciones formativas

 ¿Cómo ha ido avanzando?

En el año 2013 se implantó una nueva figura dentro del departamento de Coordinación Transversal de Selección y Movilidad, con el objetivo de identificar perfiles y candidatos con discapacidad. Su labor principal es poner en contacto a todos los agentes implicados y hacer que las piezas encajen.

Además se ha trabajado en un Libro Blanco : “De las Palabras a los Hechos”, en el que se formula la “rueda del éxito en la Integración de Personas con Capacidades Diferentes”, esto es, la combinación de factores y condiciones de posibilidad y logro de una inclusión exitosa:

Integración en Repsol, rueda de éxito

Ahora los principales retos son la consolidación y extensión, creciendo en el número de oportunidades laborales y la difusión de esta filosofía a todos los actores implicados en los negocios, clientes y proveedores, convirtiéndose en prescriptores y embajadores de la diversidad.

¿Cómo se percibe esto en la plantilla?

Un aspecto valorado es la oportunidad de poder interactuar con un colectivo diverso. Compartir experiencias y realidades distintas para alcanzar los objetivos de todas las áreas de negocio.  Además se realizan jornadas de sensibilización con diversos objetivos, entre los que se encuentran:

  • Consolidar el valor de la diferencia en la organización mediante la identificación y potenciación del talento
  • Impulsar del enriquecimiento a través de realidades distintas.
  • Reforzar el papel del jefe como gestor de personas diversas de acuerdo a sus necesidades desde una perspectiva global.

La formación de las personas con discapacidad

El Área de Integración Profesional de Repsol se encarga de llevar a cabo estos programas formativos, que comenzaron en áreas comerciales, específicamente en las estaciones de servicio. Pero que, con el tiempo, se han ido ampliando a otras áreas hasta su completa consolidación.

Contar con distintos niveles formativos no es ningún problema, dado que ofrecen desde ciclos formativos de grado Superior como másteres específicos en las materias que se precisan cubrir.

Y siguen avanzando. En 2017, han lanzado la I Convocatoria del Programa de Becas y prácticas no laborales “Sumando Energía”, para favorecer la identificación de perfiles de personas con discapacidad que encajen con sus necesidades. Así, los estudiantes universitarios de grado o recién titulados y  administrativos  con ciclo formativo de grado superior, pueden formar parte de las distintas áreas de Repsol, a la vez que fortalecen sus competencias técnicas y el idioma inglés.

 

discapacidad física

Las áreas con talento diverso

Si hay hubiese que destacar una, esta sería el área comercial, que ya desde 2005 comenzó a incorporar personas con capacidades diferentes. Más adelante se ha ido extendiendo esta dinámica hasta llegar al negocio de Exploración y Producción, en la que nos confiesan desde Repsol, que no está exenta de dificultades, al tratarse de posiciones muy técnicas. Pero no se ha quedado ahí, sino que el sector industrial, las áreas corporativas, los puestos administrativos y de secretariado, también cuenta con personas con alguna discapacidad.