El individuo necesita sentirse parte de un proyecto que lo trascienda. Esto puede sonar muy filosófico, pero es un hecho totalmente cotidiano. Nos gusta pertenecer a un barrio, a un pueblo, a un equipo, a una confesión… Lo que nos hace sentirnos orgullosos de pertenecer a un grupo social es el engagement que esa comunidad de personas desprende. Una empresa también puede hacerse atractiva para sus empleados y generar un sentimiento de pertenencia en ellos, lo cual repercute sin duda en su buen funcionamiento.

Como hemos comentado en otras ocasiones, hay distintas formas de contar con la fidelidad de los trabajadores. Esa es una parte muy importante de la labor de los recursos humanos. Pero se puede ir más allá. Se puede tratar de infundir en ellos el orgullo de pertenecer a la compañía. Que su expresión sea positiva cuando dicen “yo trabajo allí” es una de las mejores formas de difundir la buena imagen de la empresa.

Otro de los beneficios inmediatos que reporta es la atracción de talento cualificado. Cuando se necesita reclutar este tipo de candidatos, el salario es un punto fundamental. Sin embargo, en ocasiones los aspirantes ponen por encima el buen ambiente laboral y la mejora de condiciones en aspectos que no son solo económicos.

Veamos algunos consejos que pueden ayudar al departamento de recursos humanos o a la dirección de las empresas a lograr que los empleados estén orgullosos de pertenecer a la compañía y qué beneficios específicos implica esto.

Conseguir el compromiso de los trabajadores

Remitimos a la sabiduría de la experta en coaching empresarial Beatriz Valderrama para arrojar luz sobre este tema. El compromiso hace que los intereses de los trabajadores se alineen con los de la empresa. De esta forma, sus beneficios serán los beneficios de la empresa. Para ello, el departamento de recursos humanos o la dirección debe considerar los distintos tipos de aspiraciones de los empleados y generar una dinámica en la que se puedan ver cumplidas estas expectativas.

Respaldar la carrera profesional de los empleados

Una empresa que ofrece la posibilidad de que los empleados generen una trayectoria completa dentro de la misma compañía consigue infundir el deseo de permanecer en ella al menos hasta haber completado un ciclo. Si es posible entrar como becario, ascender a un perfil junior y terminar convirtiéndose en uno senior, se habrá conseguido completar este ciclo. Se tendrá una plantilla estable a largo plazo, capacitada y totalmente orientada a las necesidades de la compañía. Para ello, las posibilidades de promoción en cada una de las secciones deben ser reales y se han de corregir determinadas prácticas, como los cambios continuados de personal, entre otras.

sentimiento de pertenencia a la organización

Contar con un buen sistema de formación continuada

Enlazando con el punto anterior, se encuentra la formación y especialización de los trabajadores. Hay empresas que cometen el error de pensar que ellos invierten en formar a trabajadores para que estos, a la menor oportunidad, se marchen a otra compañía en cuanto hayan alcanzado un nivel de expertise. Pues bien, esto denota una falta de observación. Este tipo de situación se genera cuando los empleados no han sentido el compromiso con la empresa. Es decir, hay que aplicar otra serie de medidas además de la cualificación de los empleados para que ellos sientan que sus intereses están en línea con los de la empresa. No podemos evitar que de vez en cuando se escape algún talento valioso, pero cuando hay una auténtica fuga es preciso hacer un análisis pormenorizado de las causas.

Celebrar juntos los éxitos

La celebración es un ritual atávico, el ser humano lleva milenios practicándolo. El beneficio principal es evidenciar que se tiene un objetivo común y que este está camino de cumplirse o se ha cumplido ya. Hay una causa que une al grupo y con la actuación conjunta de sus miembros logran culminar un propósito. Se trata de una práctica muy poderosa que no debe desestimarse. Desde el departamento de recursos humanos o la dirección de la empresa se pueden elaborar distintas propuestas que impulsen la celebración de los logros de la compañía con recompensas que no siempre tienen por qué ser materiales. Para este tipo de actividad se requieren símbolos que se identifiquen claramente, como establecer efemérides (el día de…), concursos, festejos o actividades de ocio, entre otras muchas propuestas.

Etiquetas