La figura del employer branding manager es relativamente poco conocida en España. No ha sido hasta la segunda década del 2000 cuando se ha comenzado a poner el foco sobre todo lo relacionado con el branding, de donde se deriva este nuevo perfil profesional.

¿Qué es la employer branding?

Este concepto se traduciría como la “marca de empleador” y hace referencia a la impresión que la empresa deja en los trabajadores como figura de contratación. Es posible que conozcas muchas empresas que tienen una buena reputación de puertas para fuera pero que muestran poca consideración con sus empleados.

Pues bien, desde hace algunos años las empresas se están percatando de la importancia de mejorar su imagen como empleadores. Por esta razón, se busca a personas expertas en mejorar esta imagen y que sepan captar a trabajadores con talento para las compañías.

Employer Branding Manager

Employer branding manager

Este trabajador es un experto en la captación de talento para las diferentes empresas, es decir, reconoce el talento en los trabajadores o candidatos y sabe cómo tiene que actuar para retenerlos en la compañía.

Debes tener en cuenta que el mundo está cambiando a pasos agigantados y que las nuevas generaciones no están dispuestas a someterse a las jerarquías tradicionales que se han impuesto en el mercado laboral. Por ello, estos expertos en la captación de talento son cada vez más demandados.

¿Cómo debe ser este profesional?

En primer lugar, este profesional debe ser muy comprensivo con los trabajadores o candidatos. Desde hace años, las empresas pierden talento porque los trabajadores “no son disciplinados”, “no siguen la cadena de mando” o “no hacen lo que se les dice”. Este es el nuevo modelo de trabajador, un trabajador que piensa por sí mismo y que no va a rendir pleitesía a la persona que ha fundado una empresa o que tiene más antigüedad que él. Los empleados de hoy en día saben que tienen valor y que se lo están dando a la empresa, por lo que no estarán dispuestos a someterse de la misma manera a como lo hacían los trabajadores en el pasado.

Además de lo arriba mencionado, el employer branding manager debe saber reconocer las necesidades de los trabajadores y ser flexible en las condiciones. Nadie se queda en una empresa que le trata con dureza. El talento es muy demandado y el empleado lo sabe. Por tanto, si tu empresa no se adapta a este nuevo contexto es probable que tu empleado se vaya más pronto que tarde.

El employer branding manager tiene en cuenta, además, la importancia de reconocer el mérito de los trabajadores. Por mucho que sea importante que el empleado sea disciplinado también necesita ser felicitado cuando se lo merece.

Por último, este captador de talento tiene que estar en contacto con la dirección para hacer las adaptaciones y modificaciones necesarias de la estructura laboral de la empresa, adaptándola así a los nuevos ritmos y modelos de trabajo.

Por tanto, los departamentos de Recursos Humanos deben conseguir un employer branding manager que esté al tanto de los nuevos perfiles profesionales y de las necesidades que estos tienen, para conjugar el beneficio de la empresa y el de los trabajadores.