El Director de RRHH de Oracle, Alejandro Frieben, nos cuenta cómo está evolucionando el panorama laboral en este nuevo mundo digital, y cuáles son los retos a los que se enfrentan las empresas. Una de las prioridades es conseguir perfiles más cualificados, para lo que se necesitará formación especializada. Por otro lado, las compañías deben asumir también que en sus plantillas conviven nativos digitales y empleados de generaciones anteriores, lo que requiere de una gestión más personal para que todos puedan desarrollar su talento en un futuro lleno de máquinas.

oracle_alejandro-frieben“Perfiles como el científico de datos, el analista o el diseñador de aplicaciones en la nube serán imprescindibles (o lo son ya) no sólo en empresas tecnológicas, sino de cualquier otro sector. El tecnológico es uno de los principales sectores en salidas laborales para nuestros jóvenes”

 

Globalización, movilidad, conectividad en tiempo real, experiencia internacional, idiomas (y no sólo los que hablan las personas, también el lenguaje digital incluyendo la programación)… son requisitos básicos que pueden encontrarse en buena parte de las ofertas de empleo actuales. El panorama laboral ha evolucionado y continúa haciéndolo. Las nuevas generaciones son nativos digitales: han nacido con la red y son usuarios permanentes. Al igual que hace unos años aprendíamos a solucionar problemas de forma independiente con ayuda de la tecnología, hoy ellos aprenden a buscar información, navegar entre océanos de datos, programar, desarrollar y comunicar con la tecnología como parte integral de sus vidas.

Las empresas debemos asumir que nuestros futuros, ¡y presentes!, empleados, son también distintos: convergen varias generaciones conectadas con intereses, expectativas, necesidades y motivaciones diferentes, que demandan una gestión cada vez más personalizada que les comprometa y permita desarrollar todo su talento en este mundo lleno de máquinas y de automatización de funciones.

Un millón de empleos digitales

Los profesionales más demandados son, precisamente, los de la nueva era digital: profesionales con capacidad de aprendizaje continuo, gestión y adaptación al cambio, espíritu colaborativo, innovación y habilidades digitales. Hace poco la Unión Europea apuntaba a que se crearán casi 900.000 empleos digitales de aquí a 2020, pero lo cierto es que falta especialización. Muchas compañías se quejan de falta de profesionales cualificados para cubrir estos puestos.

Perfiles como el científico de datos, el analista o el diseñador de aplicaciones en la nube serán imprescindibles (o lo son ya) no sólo en empresas tecnológicas, sino de cualquier otro sector. Afirmamos, sin lugar a dudas, que el tecnológico es uno de los principales sectores en salidas laborales para nuestros jóvenes.

En Oracle, de hecho, acabamos de lanzar una campaña de contratación para reclutar a 1.400 nuevos profesionales de ventas cloud en EMEA (100 de ellos en nuestra oficina de Málaga), siendo la nube uno de los pilares de la transformación digital en las empresas que seguirá creciendo y creando nuevas oportunidades laborales.

Formación para la digitalización de las empresas

Por todo ello, las entidades educativas, las administraciones y las compañías del sector tenemos la obligación de apoyar y comprometernos con la formación especializada. No hablamos solo de la formación y desarrollo de estos futuros profesionales, sino también de la de educadores, en todos los estadios, con el objetivo de extender todo ese conocimiento y redefinir la educación digital para el futuro.

Desde muy pequeños, la informática puede ayudar a los niños a medir, cuestionar y entender mejor el mundo, y entre todos debemos colaborar para que esta nueva generación se inspire y asuma esos roles digitales que las economías de todo el mundo demandan.