Definimos a la emoción como una alteración del ánimo intensa y pasajera, ya sea agradable o no, sobre alguna situación que estamos viviendo en ese preciso instante, que hemos vivido, o que viviremos en el futuro.

Las emociones no solo están muy presentes en tu vida y en cómo actúas, sino también en el entorno laboral. Muchas de las decisiones tomadas a nivel personal y profesional son decisiones emocionales que pueden ser impulsivas, tomadas sin contemplar la totalidad de una situación. A menudo, esto implica equivocarse, reaccionando por impulso, demostrando una falta de control y tomando una decisión que no se ha valorado lo suficiente para lograr la mejor solución ante un problema.

El gran reto para las empresas es trabajar con líderes que lideren a sus equipos desde el bienestar y no desde el miedo y la imposición y el gran reto para las Universidades y escuelas de negocio es el de ayudar a formarlos en el liderazgo motivacional y no en la ira. Este es el enfoque de los programas del área de inteligencia emocional de la Universidad de Barcelona. Aunque hay personas que nacen con mejor predisposición a desarrollar inteligencia emocional, se puede aprender con educación y formación y sobretodo en la edad adulta, así que siempre es buen momento para mejorar tus habilidades con formación en inteligencia emocional.

¿Qué es la inteligencia emocional en el liderazgo?

¿No has trabajado nunca con alguien capaz de gestionar las emociones del grupo, que tiene grandes habilidades sociales, empatiza con el resto y capaz de conseguir que todos vaya a una para alcanzar un mismo objetivo? Eso es la inteligencia emocional.

Varios autores ya han realizado estudios relacionados con esta temática, y han aplicado sus resultados a grandes multinacionales con el objetivo de mejorar las capacidades de sus trabajadores y la rentabilidad de su negocio.

La relación entre la inteligencia emocional y liderazgo

La inteligencia emocional es uno de los mejores complementos para ser un buen líder y conseguir que crezcas en la empresa. Según las bases de liderazgo de Goleman, los principales componentes para conseguir el éxito y que tienes que tener en cuenta se basan en la autoconciencia, el autocontrol, la motivación, la empatía y las habilidades sociales.

Según este estudio, la importancia que adquiere la relación entre la inteligencia emocional y el liderazgo aumenta conforme tu cargo en la empresa es más alto, ya que a partir de cierto nivel las diferencias técnicas, que son las que nos hacen destacar frente a nuestros compañeros, se hacen menores.

Formación en inteligencia emocional

La inteligencia emocional ha ido ganando importancia a medida que las empresas se han hecho eco de sus resultados. Por ese motivo, centros como la Universitat de Barcelona es pionera y un referente en ese aspecto. El Instituto de Formación Continua IL3 de la Universidad de Barcelona apuesta por el liderazgo emocional en las organizaciones, por un nuevo estilo de management y, al fin y al cabo, una manera distinta de hacer las cosas y crear nuevas organizaciones.

Además, acaban de lanzar www.emotionalinsights.es un espacio donde los principales expertos del ámbito de la consultoría, formación y por supuesto profesionales clave en sus organizaciones comparten las principales tendencias y los proyectos más relevantes relacionados con el ámbito de la inteligencia emocional.

Desarrollarse en la gestión de equipos desde una perspectiva de gestión emocional y aplicar correctamente teorías com las de Goleman, son capaces de ayudar a que un equipo alcance al éxito y supere cualquier dificultad. El impacto de la inteligencia emocional está creciendo en el sector laboral, y lo bueno para ti es que siempre estás a tiempo de seguir con tu formación.