El networking debe mejorar tus oportunidades de negocio. Para mejorar tu red de contactos, hemos aplicado una regla muy didáctica. Porque en muchas ocasiones, se aprende más sabiendo lo que no hay que hacer que conociendo lo que sí es correcto.

Los errores que detallamos a continuación son los pecados más comunes en los networking presenciales. Explicamos por qué debemos eliminar estos conceptos y cómo hacerlo de la mejor forma.

Errores y soluciones para un networking de éxito

Egocentrismo empresarial: “El networking será una oportunidad idónea para dar a conocer mi empresa y conseguir una gran difusión de nuestros servicios/productos”. El objetivo del networking no eres tú. El propio concepto lo indica, debemos focalizar la atención en la red de contactos y no en ser los más conocidos. Es cierto que debemos causar impresión, pero ésta debe ser positiva. Por ello debemos dar la misma importancia a escuchar y preguntar que al hecho de hablar sobre nosotros mismos.

En busca del ejecutivo estrella: “Este networking destaca especialmente por la presencia de ciertos perfiles de éxito, debo hacer lo imposible para contactar con ellos”. No te concentres en un perfil de asistente concreto, ni por exceso ni por defecto. Todos tienen sus cualidades y excluir a algunos de ellos sólo limitará tus oportunidades para establecer contactos de calidad.

Aparentar más de lo que somos: “Maquillar algunas de mis cualidades y esconder algunos de mis defectos me hará mejor”. Mentir nunca es una buena opción. La naturalidad te permitirá obtener resultados más reales y transmitir valores como la transparencia y la confianza.

Actitud excesivamente pasiva: “Para las primeras ocasiones, escuchar y dejar hablar a quiénes tienen más experiencia me hará aprender más rápido”. Adoptar una actitud pasiva sólo provocará pasividad. La mejor opción se halla en el punto intermedio, por eso pecar por defecto será igualmente negativo. Hacer alguna pregunta genérica puede ser una herramienta básica pero útil para introducirnos en el networking. También podemos haber trabajado técnicas para mejorar el desarrollo personal.

No estar preparado: “Con ser espontáneo será suficiente”. Dado que vas a tener que improvisar, prepárate al máximo. De este modo reducirás los imprevistos y contarás con información convincente y de calidad para tus oyentes. Esto incentivará la creación de contactos entre tus interlocutores.

Las conexiones pueden ser unidireccionales: “Dejaré muy claro lo que quiero obtener en cada uno de los contactos o colaboraciones que vaya a cerrar”. Si una de tus máximas en el networking es recibir explícitamente algo de tus interlocutores, tu cuota de éxito descenderá. Muchos de los contactos que hagas serán inversiones e implicarán un riesgo. Y algunas de ellas tardarán un tiempo en materializarse como éxito o fracaso. Por eso debes ser paciente y no establecer como prioridad esperar algo a cambio.

Tras detallar los mejores consejos sobre networking, hoy hemos puesto remedio a los fallos que más se repiten en estos eventos. Aplicar estas mejoras te permitirán construir mejor tu marca personal y la de tu empresa.