Los millennials forman una generación con la que a veces los demás no se acaban de entender. Son jóvenes con estudios y están preparados para comerse el mundo, pero muchas veces su forma de pensar y hacer no acaba de ser compatible con aquellas más tradicionales. Sin embargo, su presencia en el mercado laboral es y continuará siendo mayoritario.

Debido a esto, es necesario que las empresas asimilen su relevancia y la proyección de futuro de esta generación en la fuerza laboral. Es el momento de darse cuenta que el sector corporativo se está llenando de millennials.

A toda empresa le interesa aprender cómo atraer, alcanzar y motivar a esta generación en su jornada, ya que a pesar de esta actitud característica que a veces choca con el resto, es una generación llena vitalidad, energía, productividad y de ideas frescas e innovadoras que aportan mucho valor.

Crear un ambiente y un entorno que favorece la integración y el bienestar de los millennial

Feedback

El feedback constante es un elemento clave para mejorar la eficiencia en cualquier empresa u organización. Para los millennials es algo muy valorado, pero no solo en forma de críticas constructivas. Mejorar la productividad mediante esta comunicación es fundamental para corregir los errores, pero también para valorar el trabajo bien hecho.

La comunicación constante y la recompensa tangible u horaria para premiar al trabajo bien hecho es una forma de mantener la motivación del empleado. Esto significa valorar su dedicación y mediante dicha recompensa, asegurar la misma productividad en un futuro. Así, tanto la empresa como el trabajador se benefician del esfuerzo del individuo en su día a día.

Actividad Social

Para un entorno saludable, entran en juego muchos factores. Uno de los más elementales es el de las relaciones interpersonales. Un ambiente laboral amigable y actividades sociales que lo fomentan ayudan a incrementar la motivación diaria y la productividad general.

Para cumplir con este punto, hay muchas opciones. Permitir cierta informalidad y diversión en el espacio de trabajo o realizar actividades dentro de o ajenas a la empresa permiten fortalecer las relaciones más allá de los deberes de sus puestos de trabajo. Como cualquier actividad de team building, influye directamente en el rendimiento de un equipo, su capacidad de comunicación y en los resultados globales de su trabajo.

Estética y diseño

Esta generación es creativa y tiene ojo por el detalle. Aunque es aplicable a cualquier generación de trabajadores, adquiere mayor relevancia para estos jóvenes el hecho de tener un espacio de trabajo estéticamente atractivo. En general, un ambiente excesivamente simple resulta aburrido y reduce el interés general del trabajador que pasa sus jornadas ahí.

Mostrar los productos con los que se trabaja en la empresa es algo que debería llevarse a cabo, para cuestiones de identidad y también de adorno. Pintar las paredes de colores suaves puede resultar ser relajante. Incluir muebles diferentes o plasmar frases inspiracionales o divertidas junto a cuadros u otras decoraciones también son detalles sutiles que animan a cualquier espacio.

Permitir la personalización de cierto modo del espacio de trabajo de cada empleado también es un factor que contribuye a crear un entorno atractivo para cada uno de ellos. Además, supone una familiarización y cierta sensación de pertinencia del sitio en que se encuentra día tras día.

La manera de trabajar

Todos sabemos que los millennials se creen que van a cambiar el mundo. ¿Por qué no? Presentarles con la oportunidad de realizar algún trabajo con el que sienten que están aportando su granito de arena es una manera clave de ganar a esta generación y de hacerles sentir que trabajan por una empresa por la que quieren trabajar.

Por otro lado, estos jóvenes priorizan el trabajo colaborativo antes que un trabajo competitivo. Una estructura de trabajo que permita trabajar conjuntamente con una figura clara de tutor en vez de superior es algo a que aspiran muchos de ellos.

La flexibilidad también es algo que reclaman a gritos para poder llegar a un equilibrio de vida personal y profesional. Esto no solo es atribuible a nivel de horarios, pero también en la forma de trabajar, en el espacio de trabajo, en la manera que se les permite vestir y más.

Algo que toda empresa tiene que tener claro también es que es la generación de Internet y de las tecnologías, algo que se tiene que respetar. Prohibir el uso de redes sociales, por ejemplo, puede resultar ser contraproducente, mientras que señalar solamente a aquellos que abusen de dicho privilegio puede ser más adecuado.

En general mejorar el ambiente tiene sus ventajas para todos los trabajadores, pero toda empresa tiene que tener claro que la generación de los millennials es mucho más exigente en este aspecto. De todas formas, con unos pasos sencillos, puedes crear el entorno ideal para seducir y retener a esta generación de profesionales.