Los contratos a becarios son un convenio sin naturaleza laboral. De hecho, realmente se trata de una colaboración entre una institución formativa y el centro de trabajo. Seguro que ya conoces las ventajas de contar con becarios en tu equipo, así que vamos a contarte cuál es el procedimiento para incorporarlos en tu empresa.

Contratos a becarios: cómo funcionan

Dudas frecuentes a la hora de incorporar a un becario

Es fundamental que, como miembro de Recursos Humanos, sepas cómo funciona exactamente el convenio en prácticas. Debes tener presente que cuando aceptas a un alumno en tu empresa no estás firmando un contrato de carácter laboral. A continuación, resolvemos algunas de las dudas más frecuentes:

  • ¿Cómo se contrata un becario?

El becario es un estudiante que pone en práctica en tu empresa la teoría aprendida en su centro de formación. De este modo, si quieres incorporar este perfil en tu plantilla lo primero que tienes que hacer es ponerte en contacto con una entidad educativa para establecer un convenio de colaboración.

  • ¿Cobran los becarios?

Las prácticas formativas no tienen por qué ser remuneradas. Eso sí, en el caso de que decidas aportar una ayuda económica a tus becarios, tendrás que darlos de alta en la Seguridad Social.

Por lo general, lo más frecuente es que las empresas no retribuyan las prácticas curriculares porque son las obligatorias para el estudiante. Sin embargo, es común recompensar las prácticas extracurriculares con una pequeña ayuda al estudio para agradecer al alumno su ayuda y esfuerzo, aunque siempre se paga menos que en el caso de un contrato en prácticas.

  • ¿Cómo se regulan los derechos y obligaciones del becario?

Como el contrato no tiene naturaleza laboral, los derechos y obligaciones del becario se regulan en función del convenio de colaboración. Este será el que establezca cuestiones como el número de horas que el estudiante puede dedicar a las prácticas.

Solo se aplicará la legislación en materia de Seguridad Social cuando se retribuya al estudiante y, por tanto, se curse el alta correspondiente.

  • ¿Qué requisitos debe reunir el convenio de colaboración?

El convenio de colaboración debe documentar todo lo relativo a las prácticas. Por lo tanto, tiene que recoger el proyecto de formación, las condiciones de resolución o la política de protección de datos.

  • ¿Cuáles son tus obligaciones al formalizar un convenio de prácticas?

Lo más importante que tienes que saber es que estás obligado a tutorizar las prácticas del estudiante. La universidad te ofrecerá criterios de evaluación y deberás informar sobre su rendimiento y sobre el cumplimiento de las tareas.

Además, tienes la obligación de proporcionar formación a tu becario y de permitirle la participación en actividades formativas. Por supuesto, tendrás que facilitarle la conciliación siempre que sea posible.

Los contratos a becarios son muy habituales en las empresas porque benefician tanto a la compañía como a los estudiantes, ya que tienen la posibilidad de aprender en un entorno laboral y de ganar la experiencia necesaria para conseguir un puesto de trabajo. Ahora ya conoces todo el procedimiento que debes seguir para incluir a algún alumno en tu plantilla. No lo dudes: todos saldréis ganando y ayudarás a fomentar el empleo juvenil. Recuerda que si quieres encontrar un alumno que haga prácticas en tu empresa puedes recurrir a la sección de prácticas y de primer empleo de los servicios de Infoempleo.