Tener conciencia ecológica y llevar a cabo acciones que protejan el medio ambiente en cualquier entorno, incluyendo la oficina, es fundamental para cuidar de nuestro planeta como se merece.

Cada vez son más las compañías que buscan trabajar en condiciones que fomenten la sostenibilidad creando oficinas verdes con empleados que adquieran responsabilidad ecológica. ¿Quieres despertar conciencia en tus trabajadores? Te contamos cómo puedes hacerlo.

Impulsar una oficina ecológica

Si quieres hacer de tu lugar de trabajo u oficina un lugar respetuoso con el medio ambiente deberás realizar pequeños cambios que empiecen por reducir el consumo de agua o energía. Acciones tan simples como optar por grifos automáticos (para evitar descuidos) y cisternas regulables en los baños pueden marcar la diferencia. Veamos algunas medidas concretas.

Conciencia ecológica en la oficina

El consumo de papel

Hay que prestar atención a la enorme cantidad de papel y tinta que se consume en una empresa. Por eso, es imprescindible imprimir únicamente aquello que sea estrictamente necesario. Por suerte, las nuevas tecnologías y la transformación digital permiten la gestión documental y la digitalización de archivos, así que lo mejor es que reúnas a tus empleados para convencerlos de que reduzcan su cantidad de impresiones.

No olvides tampoco hablar con el departamento de contabilidad para que emita todas las facturas y las nóminas de manera electrónica. Esto, además, permitirá ahorrar tiempo.

Por otro lado, en ningún momento puedes pasar por alto que hay una reglamentación vigente en cuanto al respeto al ecosistema que exige que cuando se destruyan y trituren documentos se lleve a cabo una labor responsable de gestión de residuos que esté comprometida con el bienestar del entorno laboral.

Es importante que conciencies a tus empleados para que utilicen más los mensajes o emails, así como las redes corporativas internas para dinamizar los flujos de trabajo en la oficina.

Ahorro de energía y reciclaje

Por otro lado, hay que preocuparse también por el ahorro energético. Muchas personas no tienen en cuenta que cuando un dispositivo de la oficina se tiene en stand by sigue consumiendo energía. Por esa razón, es aconsejable apagar los aparatos electrónicos cuando no se estén utilizando.

Por supuesto, también puedes fomentar un uso responsable de la calefacción y del aire acondicionado y evitar que se utilicen a temperaturas inadecuadas o que se abran las ventanas cuando están encendidos.

En cuanto a las luces, hay que procurar apagarlas cada vez que se abandona una estancia e intentar aprovechar al máximo la iluminación natural que, además, es mucho mejor para la vista.

Por último, debes concienciar acerca del reciclaje y proponer a los directivos de la empresa que impulsen el uso de contenedores específicos en distintos tipos de estancias.

Recuerda que a veces las personas están desinformadas y que por eso no cuidan del medio ambiente como deberían. Para que lleven a cabo las acciones adecuadas puedes organizar algún curso que les ayude a saber cómo proceder de manera correcta. Asimismo, puedes elaborar y difundir un decálogo para que tengan siempre presentes todas estas cuestiones.

El cuidado del planeta es cosa de todos y todas y exige un esfuerzo que repercute directamente en nuestro entorno. En este sentido, la oficina no ha de ser menos y, por eso, es importante que fomentes la conciencia ecológica entre tus empleados. Recuerda que a través de unas simples acciones puedes conseguirlo fácilmente.