En los últimos años todo el mundo habla sobre Inteligencia Artificial, y en parte con razón, los avances en esta disciplina cada vez son más sorprendentes,  en mi caso después de veintiún años en la disciplina, puedo corroborar que ahora si estamos viviendo un momento disruptivo, ya que continuamente se producen avances, en los que diferentes aspectos de la inteligencia humana son superados por algoritmos de Inteligencia Artificial.

¿El ser humano se va a quedar sin empleo?

La mala noticia es que a la larga muy probablemente sí, la buena noticia es que para que esto suceda posiblemente pasarán décadas, aunque el tiempo del que estamos hablando para que esto suceda es difícil de concretar, ya que depende de muchos factores desconocidos a priori.

Lo que sí que  es cierto es que  en el proceso están surgiendo y surgirán muchas nuevas oportunidades laborales, y ya que una de las principales características de la inteligencia humana es la adaptación, hay muchas oportunidades para quien se adapte a la nueva realidad laboral.

La primera “ola” de Inteligencia Artificial, supondrá en muchos casos que las máquinas complementen el trabajo del ser humano, como ya ha sucedido en muchas industrias en el pasado,  generalizado eso sí a todas las actividades productivas. Pero no olvidemos que simultáneamente también se producirán reemplazos en algunos sectores, hay sendos estudios de universidades y organismos internacionales que evalúan el impacto que previsiblemente tendrá en diferentes sectores y países.

Robots y empleo

Factores para que la inteligencia artificial sea una realidad

Para que la Inteligencia Artificial sea una realidad se requieren varios factores y centrados en ellos es donde se empiezan a vislumbrar las oportunidad laborales:

– El factor tecnológico físico, donde la robótica será clave para automatizar todos los procesos que conlleven la manipulación física de cualquier objeto.  pero donde también están en auge, aunque más limitadamente, puestos relacionados con el diseño de nuevos procesadores mejor adaptados a los algoritmos de Inteligencia Artificial actuales.

– El factor tecnológico lógico, donde la programación y la estadística se mezclan para el desarrollo y la optimización de nuevos algoritmos, ya que nos encontramos en la transición del software estático al software dinámico, cambiante según el uso y los datos que procesa. Si saber hablar inglés para aumentar la empleabilidad era necesario en el pasado, ahora a esto se le suma el saber programar ya que el lenguaje de la Inteligencia Artificial no es precisamente el lenguaje humano.

– El factor de los “datos” , donde no solo son necesarios “científicos de datos” y analistas, sino expertos con el conocimiento especifico de cada sector y sobre todo aquellos que son capaces de convertir en datos los procesos y actividades de los modelos de negocio que rigen cada actividad productiva. Esto se añade a lo que ahora se ha puesto de moda llamar Digitalización.

– El factor de las personas y la sociedad, ya que los cambios se producirán, probablemente a una velocidad que nos superará, y es necesario formar a las personas a auto aprender y adaptarse, y la sociedad a  construir un nuevo modelo que permita la mejor transición posible hacia a lo que yo denomino el mundo automatizado. un nuevo mundo ilusionante y desafiante a partes iguales.

David Vivancos
Junio de 2017