Todas las empresas tienen una serie de objetivos que han de cumplir al final del ejercicio y, evidentemente, los trabajadores son un elemento clave en este proceso. Por eso mismo, has de hacer todo lo que esté en tu mano y la de tu equipo para mejorar su rendimiento. A esto se le llama gestión del desempeño y hay una serie de puntos que has de tener en cuenta.

¿Qué es la gestión del desempeño?

La gestión del desempeño consiste en desarrollar una estrategia para conseguir que los empleados cumplan con sus objetivos y mejoren su productividad. Esto se hace midiendo y aumentando su satisfacción en el trabajo y fomentando el desarrollo de su talento y sus habilidades.

 

Aplicar la gestión del desempeño en tu empresa

Seguimiento: un aspecto clave

Si quieres que la gestión del desempeño en tu compañía tenga éxito, el seguimiento y la comunicación son claves. Esto implica que tienes que reunirte y dar feedback a los trabajadores, tanto en relación a lo que hacen bien como en lo referente a lo que han de mejorar. En este sentido, puede ser buena idea implementar un rating a empleados.

Además, es importante que avises de este tipo de reuniones con tiempo e invites al empleado a la reflexión. De esta manera él también podrá preparar lo que quiere plantearte. Durante el encuentro tomaos el tiempo que preciséis y, sobre todo, plantead todas las preguntas necesarias.

¿Qué has de tener en cuenta para la gestión del desempeño?

Lo primero es elaborar una buena estrategia que sea capaz de sacar la máxima productividad de las relaciones laborales. Piensa que la gestión del desempeño puede lograr potenciar el talento y el rendimiento de los trabajadores, de modo que hay que hacer mucho énfasis en ella.

Por otro lado, los empleados han de tener muy claro lo que sus jefes esperan de ellos, así como los objetivos que han de asumir. También es clave la formación. Esto quiere decir que siempre has de procurar que cada trabajador tenga todos los conocimientos necesarios para desempeñar sus tareas. Así pues, en caso necesario, te recomendamos que implementes un plan de formación en el que puedas apoyarte en la formación bonificada e incluso cursos o seminarios.

Por otro lado, como decíamos, el feedback es clave, pero no solo en los casos negativos. Si el trabajador tiene éxito en su trabajo, se le tiene que recompensar para incentivar que siga así; si el empleado no está rindiendo mejor o presenta una actitud incorrecta, habréis de hablar sobre por qué ocurre eso. En cualquier caso, es recomendable tener conversaciones periódicamente en las que converséis sobre qué aspectos pueden mejorarse o sobre qué puntos podrían cambiar.

Como ves, la gestión del desempeño contribuye a potenciar el talento y a que el rendimiento de los equipos sea óptimo. Esto se traduce directamente en un mayor cumplimiento de los objetivos, de modo que se trata de algo que conviene a la empresa. Por eso, desde el departamento de Recursos Humanos se puede conceder al feedback una importancia mayor, lo que hará que el funcionamiento de la compañía mejore de manera sustancial. Además, recuerda que si quieres implementar con éxito todas estas estrategias tan importantes, es buena idea que te conviertas en un Experto en Evaluación del Desempeño y Gestión por Competencias a través de formaciones para profesionales como las que ofrecen centros especializados como Euroinnova o INESEM Formación Continua.