El uso del currículum ciego se está extendiendo cada vez más en nuestro país. De hecho, en 2017, el Gobierno de Mariano Rajoy puso en marcha una iniciativa llamada “Proyecto para el diseño, implantación y valoración de un proyecto de curriculum vitae anónimo para la selección de personal” para fomentar su utilización, iniciativa a la que se adhirieron más de 78 empresas como el Banco Santander, Gamesa y KMPG. Este modelo cuenta tanto con detractores como con defensores. Pero, ¿de qué se trata exactamente? Te lo explicamos.

Currículum ciego: qué es

¿Qué es el currículum ciego?

El currículum ciego es una modalidad en la que no se incluye información personal del candidato. De este modo, elementos como el nombre, la edad, el sexo o la fotografía son suprimidos, lo que garantiza cierto grado de anonimato desde el punto de vista personal.

Esta práctica está muy extendida en otros países como Alemania, Suecia y los Países Bajos y tiene como objetivo ofrecer datos relacionados únicamente con la formación, las capacidades, la experiencia laboral previa, los idiomas y las habilidades del aspirante. De esta manera se busca evitar que cualquier prejuicio afecte a los aspirantes, lo que garantiza la igualdad de oportunidades. Esto significa que, como miembro de Recursos Humanos solo conocerías el aspecto personal si el candidato pasa la criba del currículum y lo incluyes en un proceso de selección.

El currículum ciego contra la discriminación

El currículum ciego es una herramienta muy útil para evitar la discriminación a la hora de contratar. Si bien es una medida que ha levantado cierta polémica por parte de los que defienden que tienen derecho a tener todos los datos en un proceso de selección, supone un paso importante para tratar de combatir un problema que afecta a muchas personas y que les cierra las puertas del mercado laboral. Es una manera ideal de poner el foco sobre los aspectos profesionales y de convertirlos en los únicos criterios a tener en cuenta para incluir a alguien en un proceso de reclutamiento.

No obstante, hay algunas empresas que, por sus propias características, se niegan a aceptar el uso de este tipo de currículums. Así, las compañías que ofertan empleos relacionados con la atención al público, siguen defendiendo que necesitan tener acceso a la imagen de una persona antes de saber si podrán llamarla para realizarle una entrevista. También es el caso de empresas que optan por acogerse a algunos de los modelos de contratación que llevan aparejados requisitos de edad.

¿Es el anonimato una ventaja clave?

Como sabes, el currículum es el primer contacto entre el candidato y tu departamento, así que, en base a él, como miembro de RRHH, extraes una serie de impresiones y te formas una imagen suya. El problema es que en algunos casos pueden aflorar prejuicios relacionados con la edad, el sexo o la raza, por ejemplo, que pueden hacer que descartes a aspirantes que son muy válidos. En este sentido, el anonimato fomenta la no discriminación por raza, sexo, estado civil o edad, lo cual es beneficioso no solo para el candidato sino también para la empresa, pues le evita perder oportunidades de detectar talento.

No obstante, hay que señalar que algunas personas dudan acerca de esto ya que consideran que se pueden dar exactamente los mismos prejuicios durante la entrevista, lo que implicaría que el currículum ciego tan solo estaría posponiendo el problema.

El currículum ciego, la punta de lanza de un cambio de mentalidad

Hay que tener presente que la lucha contra la discriminación debe llevarse a cabo y que cuando busques al empleado idóneo es importante que lo hagas en base a criterios profesionales. El currículum ciego es solo uno de los elementos que se pueden utilizar para conseguir alcanzar la igualdad de oportunidades. Si mantienes tu mente abierta lograrás hacer mejor tu trabajo.

Recuerda que si quieres comenzar a poner esto en práctica en tus procesos y estás buscando candidatos, nosotros podemos ayudarte.