La tecnología y el mundo laboral están cada vez más relacionados. Tras varios años utilizando las clásicas tarjetas de identificación para fichar, una empresa ha decidido implantar un microchip a ocho de sus trabajadores. Con el tamaño de un grano de arroz, la implementación de este microprocesador pretende ir un paso más allá en la identificación personal de los empleados.

Testeo del uso de microchips en sus empleados

Three Square Market (conocida también como 32M), una compañía con base en Wisconsin, ha decidido ir un paso más adelante en el aspecto tecnológico y hacerles una propuesta a sus empleados, totalmente revolucionaria, para incrementar su nivel de felicidad laboral.

La empresa estadounidense ha ofrecido a toda la plantilla la posibilidad de poder implantarse un microchip con el objetivo de facilitar el día a día en el trabajo. Dicho chip se implanta entre el pulgar y el índice debajo de la piel en cuestión de segundos. Éste hace uso de una tecnología RFID (Identificación por Radiofrecuencia) y les permite abrir puertas, comprar bocadillos o snacks en las máquinas de vending, iniciar sesión en ordenadores y utilizar varios equipos de oficina. A parte de ser un concepto innovador en las empresas de hoy en día, también es un factor a tener en cuenta para atraer talento a las oficinas.

De sus 85 empleados, 50 tomaron la decisión de apuntarse a la prueba de los microchips, aunque la empresa defiende la probabilidad que se convierta en tendencia para agilizar los accesos, la identificación y los métodos de pago sin necesidad de tarjetas u otros elementos físicos. Además, la mayor preocupación de las personas es la capacidad de trackear a los empleados, pero se aseguró que la capacidad para hacerlo es la misma que con cualquier tarjeta de crédito, por lo que de momento, ellos consideran que lo que aporta este microchip sólo son ventajas.

El inicio de una nueva etapa tecnológica

Los empleados que deciden ser partícipes en esta información son sometidos a l implantación de microchips que utilizan tecnología de Comunicación de Campo Cercano (NFC). Esta microtecnología representa una extensión del negocio de microchips RFID implantables de larga duración. Se realizaron pruebas de funcionalidad y de receptividad por parte de los trabajadores en una empresa de máquinas de vending que decidió implantar estos chips opcionalmente a sus empleados en un evento que organizaron el 1 de agosto.

Los chips NFC no son totalmente desconocidos en Europa, ya que hay empresas que ya los han implementado y que se encuentran en fase test. Los Angeles Times informó sobre una startup europea que inició el programa de chips a principios de este año. En los EE.UU., su instalación es también una forma de biohacking simple. Son esencialmente una extensión de los chips que encontrarías en las tarjetas de crédito/débito que usan tecnología contactless o de los chips que implementan a animales domésticos. Son dispositivos pasivos que almacenan cantidades muy pequeñas de información. Del mismo modo ocurre con una compañía ferroviaria sueca que permite a la gente usar implantes como sustituto de los billetes de tren.

La problemática de los microchips en empleados

Por otro lado, el CEO de Three Square Market (32M), Todd Westby está tratando de evitar los malentendidos que se están generando, explicando que esta tecnología no contiene “ningún seguimiento GPS en absoluto“, es decir no tiene capacidad de trackear – que es comparable a la tecnología de una simple tarjeta corporativa de acceso.

Los implantes de chips están lejos de ser comunes, y aunque Westby especula sobre un futuro en el que la tecnología de chips RFID será utilizada en los pasaportes, transportes públicos o compras entre otros, mucha gente podría preferir esos chips insertados en joyas o como componente de tu smartphone.

En un entorno de oficina, los empleados podrían monitorear todos los datos recopilados a través de los chips, pero en un entorno más amplio, un dispositivo que es tan complejo de extraer podría plantear problemas de privacidad. Sin embargo, esta es una buena señal para los entusiastas del biohacking que ya están interesados ​​en esta tecnología.

¿Qué piensas acerca de este avance tecnológico? ¿estarías dispuesto a realizarte un implante de microchip con el fin de hacer tu día a día más cómodo? o, de lo contrario, ¿lo rechazarías por motivos de privacidad y control?